Vuestros cuentos prohibidos

Fantasías, las tenemos desde que adquirimos la capacidad de soñar, empiezan con ese caramelo, ese juguete de la tele con el que te peleas con tu hermano y, a medida que creces ellas también lo hacen, fantaseas con esa moto, ese coche, esa casa, ese viaje, esa chica, esos labios, ese pelo, ese…, da igual que seas rico o pobre, son tus fantasías, que prácticamente todos tenemos y seguiremos teniendo hasta que nos vayamos de este depravado y bello mundo, a partes iguales.

¿Pero te atreves a contar tus otras fantasías? Si, aquellas que no eres capaz de confesar a nadie, esas historias lascivas que realmente te ponen tanto, que eres incapaz de controlarte y que cada vez que son imaginadas en tu mente acabas muy húmeda o con una erección incontrolable, son esos cuentos de Disney prohibidos que solo algunas personas consiguen llevarlas a cabo, por la simple razón que se han atrevido a explicar al mundo lo que realmente les pone a mil, les ha dado igual lo que digan, piensen o murmuren y si estas cómodo con ello solo te resta encontrar a alguien que también lo este, alguien dijo una vez “escribe sobre algo que realmente te ponga, a alguien le pondrá”.

“La canción que más me gusta es sus gemidos en mi oido”

Pues esa es mi idea, si te atreves a contar una de tus fantasías, explicadas desde tu perspectiva si la has vivido en persona o simplemente quieres compartirla conmigo, estaré encantado de leerte, envíame un email con tu cuento prohibido a byjackgable@gmail.com.

Si quieres las compartiré en mi blog, con tu permiso por supuesto, poniendo tus enlaces a redes sociales, tu blog u otros datos (Author Box) o si por el contrario quieres permanecer en el anonimato y simplemente te apetece contármela, tampoco hay ningún problema, tú decides, simplemente dímelo en el correo que me envíes.

He creado una nueva categoría para ello, “Vuestros cuentos prohibidos” y será totalmente vuestra, además en Facebook cree el grupo de La Cafetería, donde podéis preguntar lo que queráis sobre escritos, con esto me despido hasta el próximo post y realmente espero leeros a menudo, poneros cómodos, sentíos como en casa y no os preocupéis ¡el café lo pongo yo!

Así que, parafraseándome a mí mismo, os animo a ¡leernos lo que no tenemos cojones a decirnos!

¡Un abrazo!

ByJG