Tomar un café

Caímos desplomados al fresquito suelo, sudados, inertes, con la mirada perdida aun entre orgasmos, recorriéndonos el cuerpo del otro perezosamente sorprendiéndonos del buen sexo que atesoraban. nuestros ojos se encontraron, regalándonos una sonrisa unísona, no sé por qué, ni ella tampoco me aventuraría a decir, pero ambos nos cogimos las manos y dirigimos la atención al techo de su casa que nos mostraba el blanco que inundaba nuestra mente.

No pensé que acabaría aquí y menos después de nuestra cita –decía ella rompiendo el silencio mientras se apartaba con su mano izquierda el pelo pegado por el sudor a sus labios.

Oh! ¿fue una cita? –conteste.

A parte de la mayor pérdida de tiempo de nuestras vidas ¿Cómo lo llamas si no? –dijo intrigada.

Tomar un café, aunque este estaba un poco corto de… –la conteste en tono burlón imitando su voz para que antes de acabar la frase dirigiese un desentrenado puñetazo que reposó en mi pecho.

Me imitas fatal –dijo mientras sonreía y me regalaba una bocanada de su aire en mis labios a la vez que inclinaba su cabeza hacia mi hombro.

La verdad es que sí, tengo que practicar el tono de chica después del coito, no me acaba de salir bien –respondí.

Mientras respondía ella aprovechó para, a la velocidad del rayo, poner su cadera encima de mi vientre mientras sus brazos encarcelaban los míos y su sexo imaginaba una carretera hasta el mío, convirtiendo su cuerpo en una prisión ardiendo con un fuego que no quería apagarse.

Eres un gilipollas –dijo mientras su lengua jugueteaba para llegar a la mía.

Sí, pero yo lo admito.

Y perdimos el tiempo de nuevo de la mejor manera que supimos.

ByJG

4 (80%) 1 vote[s]

Me llamo Jack Gable y quiero proponer un brindis por esas sabanas revueltas, por las cañas de ayer con amigos, por las miradas de reojo (y de las otras también) en aquella barra del bar, por los álbumes de fotos que se hacen con los ojos, por esas riquisimas patatas bravas, por AC/DC, por esos viajes improvisados y las cosas complicadas, por esos curativos polvos mañaneros y por ese cigarrito de después.