Evadirse

Llevo meses con la cabeza a infinitas al cuadrado revoluciones por minuto, y aunque ya acabé los estudios (al menos durante un tiempo), no puedo evitar llevar el piloto automático, absorbiendo y analizando cada pedazo de información que me llega, sinceramente me gusta mantener la cabeza enfocada en algo, pero creo que me he olvidado de desconectar, pero de desconectar de verdad. Es agobiante, así que decidí aparcarme en algún bar tranquilo, suponiendo que buscaba eso, tranquilidad, relajación o un… Leer más »Evadirse

La reflexión del Capuchino

Últimamente me ha dado por devorar libros pendientes que tenía aprovechando el nuevo eBook que compre, sumados a los que ya había leído, tenía un buen bagaje para escribir una reflexión que me vino tan inesperada a la cabeza como el capuchino de parte de la camarera a mi mesa. El sexo nunca ha sabido explicarle sus jugadores la diferencia entre hacerte el amor y follarte duramente con alevosía. Dos caras de la misma moneda que cambiando el rango o… Leer más »La reflexión del Capuchino

Snegurochka y su Navidad

Navidad, año nuevo, que maravillosa época del año, las calles se visten de llamativos Puticlubs de lujo con sus ostentosas luces de trineos, árboles de navidad y campanas con esa hoja que las acompaña que parece sacada de una planta de marihuana. La gente se pone una nueva mascara que oculta su podrido interior para derrochar todo el falso amor y la simpatía que no regalan el resto del año, porque es navidad…y somos buenas personas. Toca acordarse de la… Leer más »Snegurochka y su Navidad

La máscara de Judith. Parte 2

La siguiente visita que hice al club de Open Mic, fue durante la presentación de un grupo novato que daba sus primeros pasos por el desconocido para mi mundillo de la música, esta vez me acompaño Lidia, una amiga del trabajo apasionada de estos espectáculos, que decidí invitar a venir. La sala estaba un poco más decorada de lo normal, había mucha gente para un localito tan estrecho, unos cuantos estaban entusiasmados por el debut de sus amigos ante los… Leer más »La máscara de Judith. Parte 2

La historia de Lara

Durante una semana de esas que tienes tanto trabajo que apenas puedes dedicarle un saludo a tu reflejo en el espejo por las mañanas, el sábado por la mañana haces treinta y ocho planes para la noche y después de cenar empieza el pulso entre el sueño y tus ganas de volver a ver mundo exterior fuera de la prisión mundanamente conocida como “el despacho”. Como era de esperar vence el sueño, cayendo en un placentero letargo que te lleva… Leer más »La historia de Lara

La soltería del cunnilingus

Era un miércoles por la mañana, me acariciaba un fresquito agradable que entraba por la ventana, yo empecé a darme la vuelta para que llegase a cuantas más partes de mi cuerpo mejor, pero me tuve que detener en seco para ver el amanecer de María. Sin duda, es mucho más bonita completamente desnuda, una sábana blanca acariciaba su piel, por suerte para mí, tanto a la sabana como a mí parece que nos tejieron los diablillos más picaros, ya… Leer más »La soltería del cunnilingus

La máscara de Judith. Parte 1

En épocas de trabajo en las que solo te inmiscuyes en tu rutina diaria y el único atisbo de tranquilidad que tienes es escribir un poco en algún bareto del Born o en alguna terraza cerca de la playa, tomo la sabia decisión de tirar el móvil y el portátil a la cama, coger mi chupa negra y largarme a tomar por culo, pero algunas veces voy a un encantador bar donde hacen sesiones de Open Mic, me pido una… Leer más »La máscara de Judith. Parte 1

Los polos opuestos

Fue un buen polvo, mejor incluso de lo que ambos esperábamos, al principio de la noche no creo que ni ella ni yo apostásemos por el llevarnos la lotería a casa, ya que la cesta aparentemente, no tenía nada que nos apeteciera llevarnos a los labios; Emma es de esas personas con las que no acabas de encajar en nada, por los clavos del tal cristo, ¡si no pensamos ni similar! A ella le gusta le frío y a mí… Leer más »Los polos opuestos

cigarro

El cigarro

No sabíamos como pero su fino tanga había decidido escalar su armario para coronar la punta de su puerta medio abierta, parece que fui el único que se dio cuenta de la proeza de su ropa interior, ya que su risa lleno la habitación, Eva tiene esa manera de reírse que contagia y al cabo de unos segundos ya no podíamos parar (de reír). ¡Esto se merece un cigarro! –Exclamo mientras se mordía el labio para acercarse a robarme consentidamente… Leer más »El cigarro