Esos tóxicos monstruos

Cara o cruz, es cómo definiría emocionalmente al ser humano, justo cuando piensas que el mundo está evolucionando y ves que empieza a dar pasitos por sí mismo en lugar de buscar en google a donde tiene que ir, vuelve a colocarse la venda en los ojos para centrarse en lo que ya conoce, es lo fácil, es lo cómodo.

Aparecen grupos con supuestos buenos ideales que te venden la realidad oculta que ha permanecido a la sombra del mundo y ellos, cual nuevo mesías, vienen a desmontar el reinado autoritario creado por esa o ese déspota enemigo objetivo de todos los males del planeta, para simplemente, si no se cansan antes, acabar montando con promesas llenas de ideales manipulados otro castillito donde ver crecer su egoísmo.

Y es que estamos criando un monstruo, inhumano, con emociones preinstaladas, un manual de instrucciones lleno de frases optimistas mediocres y un teléfono de contacto a un psicólogo.com para que encarrile la vida que tu no quieres aprender a llevar.

Un monstruo vago que en lugar de ayudar a cruzar la calle a una anciana la graba comentando porque cree el que no puede cruzar, que no se plantea si quiera evitar una desgracia ajena, si no, todo lo contrario, está deseando que pase alguna a ver si llena su vacío con algunos me gusta en los raíles sociales de ese público virtual de seguidores que considera amigos, pero que en verdad son el sustento de su enorme aunque efímera economía y de su volátil autoestima.

Un monstruo que es capaz incluso de hacer correr ríos de lágrimas de dolor a su pareja, o de minarla moralmente para que no avance más rápido que el en la vida y ella se dé cuenta que la vida no vale una mierda a su lado y decida irse para ser feliz.

Un monstruo hipócrita que recrimina la sexualización de un cuerpo por el día y por las noches retransmite en directo para sus seguidores las nuevas tetas XXL que se acaba de comprar.

Un maldito monstruo que ya no hace el amor o tiene sexo, ahora simplemente folla…

Un monstruo que envenena en tu mente y te encierra en una capsula de inseguridades para aislarte del mundo exterior.

Sinceramente, seguir los principios que queráis, cambiarlos, defenderlos, debatirlos, pero no olvidaros de precisamente lo que nos hace humanos, el poder elegir, y por favor…no te cortes, aspira alto, pero se quien tú quieras, no como la sociedad te pide que seas, esta no quiere que seas feliz, tampoco te voy a vender que el mundo es un lugar genial donde vas a estar sonriendo 24 horas, no…

El mundo puede seguir siendo la misma mierda o la misma perfecta maravilla con la que tus ojos lo miren, pero acuérdate de que cuando lo hagas, sean estos mismos los que observen la vida, no tu móvil, no tu cámara, no tu ego, si no…solo tú.

Porque si, ya te adelanto que un día vamos a morir, por joder, ¡el resto de días no!

ByJG

5 (100%) 1 vote

Me llamo Jack Gable y quiero proponer un brindis por esas sabanas revueltas, por las cañas de ayer con amigos, por las miradas de reojo (y de las otras también) en aquella barra del bar, por los álbumes de fotos que se hacen con los ojos, por esas riquisimas patatas bravas, por AC/DC, por esos viajes improvisados y las cosas complicadas, por esos curativos polvos mañaneros y por ese cigarrito de después.