aftersex

Tomar un café

Caímos desplomados al fresquito suelo, sudados, inertes, con la mirada perdida aún entre orgasmos, recorriéndonos el cuerpo del otro perezosamente, sorprendiéndonos del buen sexo que atesoraban. Nuestros ojos se encontraron, regalándonos una sonrisa unísona, no sé por qué, ni ella tampoco me aventuraría a decir, pero ambos nos cogimos las manos y dirigimos la atención al techo de su casa que nos mostraba el blanco que inundaba nuestra mente. No pensé que acabaría aquí y menos después de nuestra cita… Leer más »Tomar un café