historia

El día de ella

El día empezó con rayos de sol en sus labios, eso la molestó, dejo caer su brazo a la derecha esperando encontrar algo, pero decidió negociar con la cama cinco minutos que se convirtieron en veinte, más los intereses, y por supuesto inicio la coreografía matutina de su alocada rutina. ¡Maldita sea! ¡Llego tarde! Una tostada integral de mermelada era lo más rápido, si no se le hubiesen quemado mientras se vestía para llegar al trabajo, puso otra mientras exprimía… Leer más »El día de ella

Inexplicablemente, Carla – Parte II

Hacia demasiadas caricias que jugábamos con nuestra libido y esta estaba por derramarse de nuestro control en cualquier momento, en una excelente maniobra por su parte, en el tiempo que Alicia y Raúl acercaban unos vasos de cóctel (y las demás no sé qué hacían pero poco nos importaba), aprovechó que mi mano con el índice por lanza, cabalgaba decidido hacia su sonrojada mejilla izquierda cargado de chocolate, ella giró la cabeza levemente mientras sus labios se separaban para que… Leer más »Inexplicablemente, Carla – Parte II

Para vosotr@s, de mi parte.

Dicen que la única manera de tener un amigo es serlo, pero como todo tiene un precio, mi precio es simple, soy el primero en ayudarte a levantarte, a darte ánimos o a conquistar el mundo, siempre, pero solo si eres lo que considero una buena persona, pero si además consigues ganarte mi respeto, te protegeré bajo la llave de mi propia vida. Una puñalada de la vida me quito sin aviso una persona importante en mi mundo, por si… Leer más »Para vosotr@s, de mi parte.

Evadirse

Llevo meses con la cabeza a infinitas al cuadrado revoluciones por minuto, y aunque ya acabé los estudios (al menos durante un tiempo), no puedo evitar llevar el piloto automático, absorbiendo y analizando cada pedazo de información que me llega, sinceramente me gusta mantener la cabeza enfocada en algo, pero creo que me he olvidado de desconectar, pero de desconectar de verdad. Es agobiante, así que decidí aparcarme en algún bar tranquilo, suponiendo que buscaba eso, tranquilidad, relajación o un… Leer más »Evadirse

La máscara de Judith. Parte 1

En épocas de trabajo en las que solo te inmiscuyes en tu rutina diaria y el único atisbo de tranquilidad que tienes es escribir un poco en algún bareto del Born o en alguna terraza cerca de la playa, tomo la sabia decisión de tirar el móvil y el portátil a la cama, coger mi chupa negra y largarme a tomar por culo, pero algunas veces voy a un encantador bar donde hacen sesiones de Open Mic, me pido una… Leer más »La máscara de Judith. Parte 1